Si no apostamos, no ganaremos …

El póquer bien podría ser el más complejo de los juegos, y podría llevar más vidas de las que tenemos que dominar, pero eso no significa que estemos obligados a hacer las cosas más complicadas de lo necesario en nuestra búsqueda para mejorar.

Entonces, volviendo al simple hecho inicial: si queremos ganar en el póquer en línea, tendremos que acostumbrarnos a las apuestas. Como suele ser el caso, parece extraño señalar lo obvio, pero, especialmente para los jugadores nuevos e inexpertos, entrar en la mentalidad ideal que nos permita estar dispuestos a apostar de forma natural es más fácil de decir que de hacer.

Se agresivo

Una vez más, ser agresivo parecería (y debería) ser el consejo de póquer más obvio. Pero una cosa es saber lo que tenemos que hacer y otra muy distinta poder ejecutarlo.

Pasar no nos cuesta nada y es esencialmente la forma fácil y sin compromiso de permanecer involucrado en una mano con la que la gran mayoría de los principiantes se sienten más cómodos. Pagar implica poner fichas en el medio, pero solo la misma cantidad que la oposición; no se está haciendo ningún intento al llamar para asumir la iniciativa y arrebatar el control del bote de las manos de nuestros oponentes, no se está apostando ningún reclamo.

Solo apostando nos damos la oportunidad de tomar un bote por la fuerza en lugar de tener que depender de la fuerza de nuestra mano o del resultado de una batalla, y eso sin siquiera mencionar la varianza … Mientras tanto, apostar cuando se está en posesión de una mano grande también sirve para construir la olla. Básicamente, apostar es una necesidad y una parte clave del juego, y cuanto antes nos acostumbremos, mejor.

El problema para muchos jugadores es que, por diversas razones, carecen de la confianza para ser tan audaces como para apostar, incluso si son conscientes de que, en teoría, es la forma correcta de jugar. Lo que a menudo desanima a la gente es cuando se dan cuenta de que para hacer una jugada exitosa por un bote, no solo debemos asumir nuestro papel de agresores desde el principio, sino que se nos puede exigir que sigamos apostando en calles sucesivas.

Es poder soltarnos y abrirnos camino a través de los engranajes a los que a muchos les cuesta adaptarse. En cambio, hasta que alcanzamos ese nivel de experiencia en el que tales cosas se vuelven naturales, existe una tendencia a pecar de cautelosos. Esto lleva a verificar cuándo realmente deberíamos apostar, y solo a pagar cuando la situación nos pide que aumentemos.

No te reprimas

Dado que las apuestas son un ingrediente fundamentalmente crucial en la receta óptima, se sigue que se convierte en la norma. Eso no quiere decir que debamos apostar todo el tiempo, independientemente de la posición o la calidad de la mano, pero ciertamente, cuando las circunstancias realmente apuntan a que apostar / subir es la acción apropiada, debemos darle prioridad a esa opción.

Por supuesto, hay ocasiones en las que un enfoque alternativo, menos directo, puede funcionar mejor, pero, en general, la agresión suele tener la mejor oportunidad de lograr el resultado deseado. Teniendo esto en cuenta, las parejas grandes y AK, etc. deben jugarse duro y rápido. Recuerde que además de aumentar el bote para maximizar nuestras oportunidades, apostar (y subir) también sirve para otro propósito importante al reducir el campo, aumentando así nuestras posibilidades de ganar un bote, o obligando a las manos débiles (más) a pagar. sobre las probabilidades de permanecer en la contienda. Dar a los oponentes cartas baratas o incluso gratis cuando somos fuertes es un pecado de póquer, pero uno que se comete una y otra vez porque no podemos apostar lo suficiente.

Finalmente, tenga en cuenta que no deberíamos limitar nuestras apuestas solo cuando tengamos manos premium o cuando esté claro que estamos muy por delante de la oposición a medida que avanza la mano. Jugar de manera tan predecible conduciría inevitablemente a que seamos explotados por aquellos jugadores que controlan nuestros hábitos de apuestas. Para evitar regalar el juego apostando muy raramente (y, por lo tanto, no recibir la recompensa que deberíamos porque los oponentes simplemente sabrán que no debemos invertir más) necesitamos variar nuestros hábitos y mezclar algo de agresión con menos de manos premium. Nuevamente, esto puede parecer difícil al principio pero, con el tiempo, se vuelve totalmente natural. Con suerte, solo por haber leído este artículo, ese momento llegará más temprano que tarde …

¡Que te diviertas!

Leave A Comment

Los términos y condiciones aplican. Esta oferta es solo para nuevos clientes que
tengan al menos 18 años de edad. Si necesita ayuda con su cantidad de juego y siente
que algo va mal, visite begambleaware.com
Sobre el autor

¡Hola! Mi nombre es Stefano, y soy el más nuevo miembro del gran equipo YPD. Soy un aficionado del póker por lo que entiendo
las incertidumbres que pueden existir al momento de seleccionar una sala de póker, ¡Pero para eso estamos listos para darte pronta
respuesta y el mejor soporte para que alcances tus sueños de póker!

Últimos cambios

Los últimos cambios de la página “Apueste y gane …
se realizaron el 06. January 2021 por Stefano